Como montar un negocio online, paso a paso tu hoja de ruta para emprender en internet

¿Te gustaría montar un negocio online pero no sabes por dónde empezar?

¿Ya tienes presencia digital pero sientes que te has estancado?

¿Tienes un proyecto offline consolidado y te gustaría conseguir en internet los mismos resultados?

No te agobies. Eso que tanto deseas tú, también es el sueño de muchos otros. No lo digo yo, lo dice Google:

Pero esta pregunta, que ha logrado alrededor de 7 millones de respuestas, sigue sin arrojar una que dé en el clavo.

Por eso, en este post te contaré todo lo que implica un proyecto de esta naturaleza para que seas tú quien saque sus propias conclusiones.

“¿Cómo montar un negocio online?”: ¿Es esa la verdadera pregunta?

Seré honesta, si fuera tan fácil, internet estaría abarrotada de…

Bueno, sí que está.

Precisamente, por ese exceso de ruido online que existe, es importante que conozcas cuáles son tus áreas de genialidad, en qué tienes experiencia y cómo pretendes generar ingresos.

No al revés.

Hacerlo así es comenzar la casa por el tejado.

Sin tener en cuenta el terreno, los cimientos y la estructura de esa edificación.

Antes de emprender en internet tienes que haber definido tanto el tipo de proyecto que desarrollarás como la hoja de ruta que tendrás que seguir.

Se trata del modelo de negocio que, aunque pueda sufrir algunas variaciones, deberá asentar las bases de todo lo que hagas después.

El modelo de negocio

Es nada más y nada menos que la esencia de tu proyecto.

No se trata de despertarte un día y decir “voy a montar un negocio en internet”, para que, transcurrido algún tiempo, comprendas que fue un fracaso porque tu modelo de negocio era “enseñar a saltar la comba por Zoom”.

Entonces, tener un modelo de negocio es útil no sólo para cualquier persona que desee emprender online desde cero; sino para quienes ya tienen una empresa y quieren digitalizarse, con la certeza de que sus resultados sean igual de positivos.

Pues el universo de internet no sigue las mismas reglas que el offline.

¿Y en qué consiste el modelo de negocio?

En un documento estratégico que comprende:

  • La propuesta de valor: que marcará la diferencia en tu empresa y dirá cuál es tu ventaja competitiva. Por qué deben contratarte a ti y no a tu competencia
  • Los clientes a quienes te diriges y los canales: online y offline, mediante los cuales te comunicarás con ellos.
  • Los recursos, actividades y alianzas clave: que necesitarás para llevarlo a cabo.
  • Estructura de costes y fuentes de ingreso: es decir, tanto lo que tendrá que salir de tu bolsillo, como lo que entrará más tarde.

Si necesitas comenzar a trabajar en tu modelo de negocio en este artículo podrás profundizar más en ello. Pero si ya lo tienes claro, vamos al paso siguiente.

Definir un avatar específico al que orientar tus acciones

Aunque hayas contemplado este punto en el modelo de negocio, es indispensable profundizar en él para que conozcas la importancia de tener un cliente claramente definido.

Más allá de concebir tu público objetivo como: “hombres y mujeres entre 30 y 55 años que vivan en cualquier lugar y estén en todos los canales”, tienes que definir un perfil más concreto.

Existen miles de negocios en internet que buscan destacar por encima de su competencia y, si quieres que el tuyo sobresalga, no puedes conformarte con tener una oferta valiosa, tienes que hacer sentir especial a tu cliente.

Y para conseguir este objetivo debes conocerlo al dedillo.

Determinar cómo es, su edad exacta, su situación sentimental, su poder adquisitivo, en dónde vive, con qué sueña, qué le frustra, qué dolor tiene, que blogs visita o qué tipo de podcast escucha.

Si es posible imprimir una fotografía que lo represente y ponerla al lado de tu ordenador.

Nadie compra ni tu producto ni tu servicio, sino la transformación que traerá a sus vidas y si quieres ofrecerle a tu potencial cliente una transformación, tienes que ponerte en su piel.

Ahora que ya sabes cómo entrará el dinero (tu modelo de negocio) y que ya has determinado cómo es la persona a la cual orientarás tus acciones (cliente ideal) viene el tercer paso: escoger cómo debería ser la sede de tu negocio digital.

La identidad visual: el rostro que lucirá ese negocio que decidiste llevar a internet

Se trata de la conjunción de todos los elementos de carácter gráfico, visual y comunicacional que construyen el concepto de una marca y que transmiten sus valores.

En consecuencia, es la imagen con la que una marca se posiciona en el mercado.

Pero, más allá de tener unas fotografías que reflejen quién eres y qué ofreces.

O de contar con una paleta de colores armónica, combinada y coherente con el mensaje que quieres hacer llegar.

Incluso de una tipografía fácil de leer y acorde a tu estilo.

Es la mezcla de todos estos ingredientes lo que te ayudará a diferenciarte en Internet.

Se trata de tener un branding de marca para tu negocio. Porque aunque no lo creas la primera impresión cuenta y mucho. Lo dice la Universidad de Stanford en un estudio, en donde, el 45% de los usuarios del estudio basaron la credibilidad de la web en gran parte por su diseño.

Es tu huella digital o, como la describo en este artículo, el ADN de tu marca.

3 errores que NO debes cometer cuando montas un negocio en internet

  1. No tener una identidad visual definida

Recuerda que, así como tu empresa hay cientos de negocios compitiendo por los mismos clientes que tú.

Tu público debe reconocerte al instante y si tu marca no comunica tus valores, no representa tu misión o no luce coherente ante los ojos de tu audiencia, difícilmente generarás en tus potenciales clientes la credibilidad necesaria para que quieran trabajar contigo.

2. Decir que eres el mejor en lo que haces y no parecerlo:

Si has decidido emprender un negocio online es importante que, además de ofrecer un producto o servicio de calidad, también causes una buena impresión.

¿Recibirías a alguien en tu oficina con el escritorio desordenado o las sillas rotas?

Piensa que tu web es esa primera impresión que se llevan tus clientes de ti y si en esa visita causas una imagen negativa, difícilmente podrás esperar que compren.

Además, no lo digo yo, lo dice Adobe, tienes 50 milisegundos para causar una buena impresión en tu web. Es el apretón de manos virtual más rápido de la Historia.

3. Tener una página web como tarjeta de visita:

Tanto si quieres encargarte del diseño, como si quieres dejarlo en manos de un profesional, lo importante es que recuerdes que tu página tiene un objetivo: vender tus productos o servicios, captar suscriptores o darte a conocer.

Y en función de esos objetivos debes alinear tus textos, imágenes y diseño.

Si tienes una web sin objetivos y dejada a la improvisación, nadie entenderá qué es lo que encontrará en ella y, si esto ocurre, tu empresa difícilmente va a crecer.

Qué deberán encontrar los potenciales clientes de tu negocio si ofreces servicios en internet

Tu página web no solo deberá decirle a tu cliente qué es lo que haces, sino cómo lo haces.

Este tipo de web se dividen, normalmente, en cuatro o cinco secciones. Me refiero al menú de tu página web. Y este debe ser fácil de encontrar y ordenado.


Un poco de publi: si lees el post hasta el final, te va a saltar un pop up que viene con un regalo: mi método para definir el menú de tu web en 5 minutos. Suscríbete y te llegará el regalo a tu mail ahora.


Estas secciones suelen ser: la home o inicio; sobre mí o sobre nosotros, servicios, contacto y, algunas veces, el blog.

1.La home o inicio: es la primera página con la que se encontrarán tus lectores y en ella debes resaltar la información más importante de tu empresa.

Tiene que prevalecer un lenguaje sencillo con el que se identificará tu público objetivo y se tiene que entender, a golpe de vista; el problema que resuelves, la necesidad que satisfaces o el beneficio de contratar tus servicios.

En internet, los usuarios están buscando responder a esta pregunta cuando llegan por primera vez a una página web “¿qué hay aquí para mi?” Si a primera vista, tu página no responde a esta pregunta, el usuario se irá.

Los textos de tu web tienen que estar diseñados estratégicamente para que tu lector lleve a cabo una acción.

Es decir, persuadirlo para que te contacte, se suscriba a tu newsletter o solicite una cita, por ejemplo.

Este tipo de escritura persuasiva, también conocida como copywriting, es la que te ayudará en gran parte con la consecución de tus objetivos.

Y debe estar integrado con un diseño armónico, que inspire confianza y que invite a seguir navegando en él.

2.Página sobre mí o quiénes somos: aunque no lo creas, la página de quiénes somos es imprescindible. Existe para explicarle a tus visitantes quién eres tú, qué hace tu empresa, y cuál es tu historia.

Paradójicamente, no debe ir solo sobre ti. Más bien, debe explicar esos valores y propósitos que están detrás de tu negocio para que ese lector conecte contigo.

Este es un buen lugar para humanizar tu marca, hablar sobre tu equipo de trabajo, si lo tienes, y hacer que tu potencial cliente se imagine cómo es trabajar contigo. Es una página ideal para generar confianza y conectar con tu potencial cliente, por eso un ecommerce nunca debe saltarse esta página, los usuarios que van a comprar quieren saber quién está detrás, y por supuesto en webs de servicios o cursos también.

3.Página de contacto: Imagina que ese lector queda cautivado con tu página principal y, luego de ver la sección “sobre mí”, decide dar el paso definitivo para contratar tus servicios.

Pero no hay pistas que lo lleven hacia ti.

Entonces, se irá con una alta frustración en la experiencia en tu página web y contratará a otro competidor que, además de dejar clara su propuesta, sí que se tomó la molestia de dejar un mecanismo para contactarlo.

Con este ejemplo, lo que quiero decirte es que tus lectores no deben “adivinar” cómo contactarte. Debes dejárselo muy claro y hacerles la experiencia fácil y placentera.

4.Página de servicios: a esta debes prestarle especial atención, teniendo en cuenta que tu negocio online consiste, precisamente, en vender tus servicios.

Lo recomendable es que aproveches este espacio para destacar el VALOR de lo que ofreces y cómo tu servicio es capaz de solucionarle un problema a alguien, satisfacer su necesidad o eliminar un dolor.

Y si son varios servicios los que ofreces, es preferible que hagas una página para cada uno.

5.El blog: tener un blog representa una posibilidad tremenda para atraer tráfico a tu web. Pero, tenerlo sin una estrategia de contenidos definida previamente no tiene ningún sentido.

Su objetivo es aportar un contenido que sea relevante para tus potenciales clientes y que te ayude a posicionarte como un referente en tu sector.

Para ello, tendrás que:

  • Hacer un análisis de palabras clave que guarde relación con tu negocio y que satisfaga la búsqueda de tus usuarios en internet.
  • Trabajarlo a nivel de SEO (este es un tema que merece otro post, pero consiste en darle cariño a Google para que Google lo retribuya con más cariño todavía y nos envíe tráfico gratuito de calidad a nuestra página).
  • Tener mucha paciencia porque los resultados no se ven de la noche a la mañana, y si lo haces bien, funciona.

Y por último todas estas secciones deberán estar hiladas por un componente visual de tu blog, que le dará cohesión a tu imagen de marca y le mostrará al mundo quién eres y por qué deberían fiarse de ti.

¿Y si hablamos de un e-commerce?:

Ecommerce no es más que el anglicismo que se utiliza para referirse a comercio electrónico o tienda online, un concepto con el que estamos bastante familiarizados hoy en día. Sobre todo, si lo que quieres es vender productos.

Hay varios tipos de CMS, soluciones y herramientas con las que podrás tener tu tienda online, por lo que este apartado lo dedicaremos solo a hablar de las características comunes que tienen que prevalecer sí o sí.

1.Tiene que ser amigable e intuitivo: imagina que esa tienda online fuera el súper en el que haces la compra y que los pasillos no tuvieran ninguna identificación.

Seguramente, no tardarías dos minutos en irte a otro que te lo haga más fácil, ¿verdad?.

Pasa lo mismo con tu negocio online. A nivel visual, el lector debe saber, exactamente, hacia dónde ir.

2.Las fotos y vídeos de los productos tienen que ser de calidad. Nada de fotos de stock o de baja resolución. Normalmente, la persona que trabaja el branding de tu negocio puede ayudarte en esta materia, porque eso de tener unas fotos “hechas en casa” no genera demasiada confianza.

3.Tiene que estar optimizada para móviles: la mayoría de los usuarios ingresa a internet por el teléfono y tiene poca paciencia, lo que quiere decir que, si la página se tarda mucho tiempo en cargar, se irán antes de darte la oportunidad de mostrar lo buenos que son tus productos.

4.Tener una sección de reseñas y opiniones: al final, a nadie le gusta ser el conejillo de indias y si además los primeros en probar tus productos quedaron satisfechos, ahí tienes el empujón que necesita tu usuario para dar el paso definitivo y comprar.

5.Tener unas fichas de producto atractivas: en tu tienda online, tus fichas de producto hacen las veces de vitrina y comercial. En ese sentido, tus fichas deben inspirar en el lector ese deseo irrefrenable de tener tu producto en sus manos y nunca, nunca, deben replicar la información que te ha enviado tu proveedor.

El plan de marketing detrás de tu negocio online

Sería maravilloso emprender en internet y que, al tener lista tu web, ya le llovieran los clientes como por arte de magia.

Desafortunadamente, esto no ocurre.

Para dar a conocer tu empresa tienes que emprender una serie de acciones, estratégicamente diseñadas, para hacer que tu cliente vaya a ti.

Si tu negocio se encuentra tanto dentro como fuera de internet, tu plan de marketing debe recoger las estrategias online y offline que te ayudarán a cumplir tus objetivos.

Ningún emprendimiento digital llegaría demasiado lejos sin planificar cómo desarrollar sus acciones, a través de qué canales y con qué presupuesto.

Piénsalo.

Cuando un negocio realiza el lanzamiento de un nuevo producto o servicio necesita llegar a la mayor cantidad de gente posible si quiere maximizar sus oportunidades de venta.

Igual que cuando un restaurante abre sus puertas por primera vez, probablemente quiera llamar la atención con sorteos, descuentos o promociones.

No quiero decir con esto que, a primeras, tengas que gastarte un pastizal.

Sin embargo, es complicado meterse en un mercado si no tienes reservado un presupuesto, en función de tus posibilidades y las necesidades de tu negocio.

Además, tienes que estudiar en qué canales centrarás tu esfuerzo. Porque, créeme: no tienes que estar en todos. Solo donde está tu cliente ideal.

¿Captarás esos clientes a través de publicidad en internet o en redes sociales? O ¿Acaso prefieres una estrategia más sólida que te lleve mayor cantidad de tiempo, como una de posicionamiento orgánico?

En cualquier caso, la estrategia que definas deberá contar con métricas que te permitan valorar su evolución, pues lo que no se mide no se puede mejorar.

Eso es lo que conocemos como la fase de análisis y es lo que te permitirá optimizar tus procesos.

¿Ya tienes lo indispensable para emprender en internet?

Ya sabes qué vas a vender, a quién y cuál será el aspecto que lucirá tu negocio online.

También conoces las principales características que debe tener tu página web, ya se trate de una empresa en la que ofrezcas productos o en la cual desees vender tus servicios.

Por último, te he contado sobre la importancia de tener un plan de marketing detrás de tu negocio en internet y el presupuesto que tienes que reservar para ello.

Así que tienes lo que se necesita para montar un negocio online sin perder ni tu tiempo, ni tu dinero, ni la razón.

Ojalá te sea de ayuda y vuelvas contándome qué tal llevas ese proyecto.

¿En qué paso de esta hoja de ruta estás ahora mismo?

firma susana

SUSANA MORIN

creadora de Love Visual Marketing

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Love visual marketing te informa que la información que nos facilitas será tratada por Susana Morín Vargas como responsable de la web, con el fin de gestionar y publicar los comentarios en el sitio web. Los datos proporcionados se conservarán mientras no solicites su cancelación. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. La legitimación se obtiene mediante tu consentimiento. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Podrás ejercer tus derechos en info@lovevisualmarketing.com. Puedes conocer la información adicional en relación a los datos personales en nuestra política de privacidad.

¿Analizamos juntos tu marca?

Haz ahora mi test gratuito de branding y descubre de inmediato cómo puedes mejorar tu marca.

Recibe el resultado personalizado en tu mail con consejos y recursos gratis.

Haz tu pregunta acerca de
Love One Page

0 Compartir
Compartir
Twittear
Pin
Compartir