Déjame que te haga una pregunta. Cuando tomaste la decisión de emprender, ¿cuál fue una de las primeras tareas de las que te ocupaste? ¿Pensaste en el branding digital?

Apuesto a que una de tus principales preocupaciones fue crear un logotipo o buscar a un profesional que lo diseñara para ti.

Es una buena decisión. Tanto tú como yo sabemos que una marca sin logotipo es como un coche sin matrícula: puede circular por el mundo, pero nadie podrá identificarlo y, tarde o temprano, el “despiste” le acabará pasando factura (una multa en el caso del coche, y el olvido más absoluto en el caso de una marca).

Una marca no puede sobrevivir sin logotipo. Es un elemento importante, sí; pero no lo es todo.

De hecho, es solamente una parte de un concepto mucho más amplio y que es esencial para tu negocio: el branding.

Y de branding digital te quiero hablar hoy.

branding digital

Sigue leyendo, porque en este artículo vas a conocer el ingrediente secreto para cocinar una marca potente, que transmita tus valores y resuene con tu audiencia.

Pero antes de contarte cómo te va a ayudar el branding digital a potenciar el valor de tu negocio, quizás tendría que empezar respondiendo a una pregunta clave: ¿qué es el branding digital?

¿Qué es el branding digital o branding personal?

Me gusta comparar el branding digital con el inicio de un viaje.

Podría parecer que es tu empresa la que va a recorrer el camino. Pero, como el negocio es tuyo, en realidad quien va a recorrer el camino eres tú.

Así que imagínate al inicio de una senda cuya meta se pierde en el horizonte.

Aunque no ves el final del camino, intuyes que, a medida que avances, descubrirás nuevos árboles, distintos colores del cielo que nunca habías visto, animales desconocidos hasta ahora que, de repente, aparecen en tu camino…

También llegarán a ti olores diversos, conocerás personas, visitarás construcciones hechas de materiales que quizás te gusten y te inspiren para construir tu propio hogar…

Y, como en cualquier viaje, también descubrirás características de ti mismo que, hasta ahora, te habían pasado desapercibidas: por ejemplo, tu capacidad de resistir cuando el camino se pone difícil o el valor de la amistad cuando ves una puesta de sol magnífica y sientes que quieres compartirla con alguien.

¿Qué tiene esto que ver con el branding digital o branding personal?

Más de lo que imaginas, porque el branding es mucho más que la elección de los colores de tu marca, la forma de tu logotipo o la tipografía que uses.

El branding es el encargado de transmitir los cimientos de tu negocio, tus valores y por qué tu apuesta en el mercado es única y diferente a los demás.

O como lo define AEBRAND (Asociación Española de Empresas de Branding):

Branding es la gestión inteligente, estratégica y creativa de todos aquellos elementos diferenciadores de la identidad de una marca (tangibles o intangibles) y que contribuyen a la construcción de una promesa y de una experiencia de marca distintiva, relevante, completa y sostenible en el tiempo.

Es decir, que el objetivo del branding es descubrir cuáles son los valores y los rasgos únicos de tu marca para luego potenciarlos y convertirlos en sellos distintivos de tu empresa. Así que el logotipo es un rasgo característico de tu marca, pero no es el único. ¿Cuáles son los demás?

Valores, rasgos únicos y sellos distintivos: bienvenido al #brandingHaz click para twittear

¿Qué NO es branding?

Espera. Hagamos un inciso.

Porque a menudo me encuentro con muchos emprendedores que confunden qué es branding y qué no lo es.

De forma resumida, podríamos decir que branding NO es:

  • El logotipo
  • El lema o slogan
  • Una campaña de marketing o publicidad
  • Tus productos o servicios

Todos estos elementos son parte del branding, pero el branding, en sí mismo, es un concepto más amplio que traspasa los límites de estos factores y engloba más ingredientes.

Branding, marca e identidad visual. ¿Quién es quién y cuáles son las diferencias?

Estos 3 conceptos (branding, marca e identidad visual) parecen sinónimos, pero no lo son.

¿Conoces las diferencias entre ellos?

Veamos.

¿Qué dirías que es la marca? Yo lo defino como el conjunto de elementos que determinan la percepción que tus clientes tienen de ti como persona, de tu negocio y de tu oferta (productos y servicios).

La marca siempre es un proceso con todo lo que digo y con todo lo que hago. La consultora o diseñadora te ayuda a construir la identidad visual, pero no se delega, sino que la haces tú. Es una cuestión de coherencia y consistencia; de tener muy claro cuál es tu faro y seguir el camino. La marca son las 2 cosas: una parte tangible y otra intangible. La tangible incluye los elementos que te entran por los ojos y por eso tiene que ser coherente con lo que defines a nivel estratégico.

Por otro lado, el branding es el proceso de crear de forma estratégica una marca coherente, sólida y alineada con tus valores y tus objetivos. El branding implica diseño, pero también posicionamiento en el mercado, cliente ideal, naming, etc.

Y la identidad visual es la parte visual de una marca. Engloba los colores, las tipografías, el logotipo y todas las piezas gráficas adicionales sobre las que se sustenta una marca rompedora. Por último, el logotipo condensa y simboliza la identidad de una marca.

 

elementos branding digital

 

Como ves, el diseño forma parte del branding, pero es solo un pilar más de todos los que intervienen.

“Ok, Susana. Pero… 

¿Por qué es tan importante el branding digital en una marca?

Buena pregunta. 🙂

Te voy a responder con algo que decía García Lorca:

El 80% del éxito de una representación de teatro depende de la puesta en escena y el 20% de la calidad de la obra.

¿Parece exagerado?

Piensa un momento en qué hacemos cuando conocemos a alguien. Lo primero que miramos es su aspecto físico. No nos preocupa quién es o qué hace, sino qué nos transmite y qué percibimos en los primeros instantes.

Con eso, nos hacemos una primera impresión y emitimos un primer juicio de valor.

¿Precipitado? ¡Seguro! Pero así somos los humanos… 😉

En cuestión de 6 segundos (y sin conocer a fondo a esa persona) decidimos si nos cae bien o no; si viste bien o mal; si descuida o no su aspecto; si es desaliñada o elegante; si tiene cara de bonachón… Y esa primera impresión va a determinar en gran medida cómo nos relacionemos con ella.

Así que, de ese primer juicio, dependerá si decidimos entablar una conversación o es alguien a quien no tenemos ningún interés en conocer más.

¿Te suena?

Bueno, pues ahora piensa en tu negocio.

Exacto:

La primera impresión que causes en tus potenciales clientes es decisiva para convertirlos en clientes reales o que hagan clic en la esquina superior derecha y se marchen de tu web para no volver.

Es decir: tu imagen es el encargado de atraer, seducir y motivar a tus clientes… ¡o el responsable de espantarlos!

Esto toma aún más importancia si tenemos en cuenta que

Solo hay una primera ocasión para causar una buena primera impresión. 

Y puesto que el branding tiene tanta importancia, la siguiente pregunta natural es: ¿y por dónde empiezo a crear el branding de mi negocio?

Cómo empezar a construir un buen branding digital

¿Cuál es el primer paso para construir el branding de mi marca? Como te digo, esta es una de las dudas más frecuentes de la mayoría de los emprendedores y negocios con los que hablo.

Para ayudarte en este punto, es súper importante que empieces a definir tu marca recomiendo a estas preguntas:

  • ¿Cual es tu misión (¿cuál es tu por qué? ¿Qué te motivó a empezar tu negocio?)
  • ¿Cuál es tu visión? (hacia donde vas o en qué te quieres convertir en el futuro?)
  • ¿Cuáles son tu creencias?
  • ¿Qué valores definen tu proyecto? (¿qué es lo que de verdad te mueve)
  • Tu personalidad (rasgos de marca. Si la marca fuera persona, ¿cómo sería?)
  • ¿Cuál es la promesa de marca? (idea única, lo que te hace un ser único)
  • ¿Cuáles son tus objetivos de aquí a 3 años?
  • ¿A quién te diriges? (¿quién es tu cliente ideal o buyer persona?)

Estas preguntas son claves para construir un branding digital fuerte que te diferencie de la competencia y transmita tus valores únicos.

Te explico por qué.

  • Reflexionar sobre quién eres te ayudará a identificar las características que te convierten en un profesional único en tu sector.
  • Definir cuáles son tus objetivos personales y de negocio te ayudará a tomar decisiones sobre tu marca y tu posicionamiento en el mercado (que sin una buena estrategia de base se puede ir al traste).
  • Y tener claro quién es tu cliente ideal (y cómo es) te ayudará a construir un branding que además de transmitir tus valores refleje la forma de sentir de tus clientes.

Pero… una vez que respondes estas preguntas…, ¿qué haces con las respuestas?

Ahí está la clave: esas respuestas tendrán que estar plasmadas en tu marca. Así que el siguiente paso es transformar las respuestas en los rasgos únicos que van a diferenciar a tu marca del resto de marcas del mercado que ofrecen soluciones parecidas a las tuyas.

Y no solo hablamos del logotipo, sino de tener un branding que cohesione y dé coherencia a todas las partes visuales e intangibles que componen el puzzle de tu marca y reflejan tu autenticidad.

Tu marca debe expresar los rasgos que te distinguen y te convierten en alguien único, genuino e irrepetibleHaz click para twittear

Y, aunque ahora quizás no te lo parezca, tu marca tiene decenas de canales a través de los cuales puedes transmitir al mundo esas características que te hacen único:

  • Tu estilo de comunicación
  • Tu identidad visual
  • Tu web
  • Tus colores
  • Tus tipografías
  • Tu imagen personal
  • Tu tono de voz
  • Tu logotipo
  • Las imágenes en tus redes sociales
  • La portada de tu ebook
  • Etc.

Como ves, el branding tiene en cuenta muchísimo más que el mero diseño de tu web y el logotipo de tu marca.

El branding digital te permite comunicar con coherencia quién eres, cuáles son tus valores, qué haces y a qué tipo de clientes puedes ayudar.

En un mundo en el que tu presencia digital compite con cientos de contenidos, impactos y distracciones, tener un branding bien consolidado te ayudará a ser visible y elevar tu voz para hacerte oír entre tus clientes potenciales.

Y una vez que has conseguido su atención, el branding será el encargado de retenerlo a tu lado. Pero para eso, hace falta generar confianza y compromiso con tu marca. Es decir, un buen branding hará que consigas un mejor engagement con tu audiencia.

Branding digital

Engagement: la condición necesaria para que tu marca triunfe

Como te comentaba al principio del post, seguramente una de tus principales preocupaciones cuando iniciaste tu aventura emprendedora fue el logotipo.

La mayoría de profesionales se lanzan a emprender con una web, un logotipo y varios servicios o productos a la venta. Sin embargo, muchos, a pesar de que son unos cracks en lo suyo, no logran triunfar con su negocio; a algunos les funciona durante un tiempo, pero luego acaban estancándose.

Y al final, apenas un 10% de los negocios consiguen sobrevivir al primer año de vida.

¿Sabes por qué?

A estas alturas, seguro que sospechas cuál es la razón: esos profesionales no tienen una base bien definida. Han pensado que con un logotipo y una web es suficiente para vender, pero la (cruda) realidad es otra y suele golpear con fuerza.

¿Tú también sientes que podrías vender más de lo que vendes? ¿Te estás dando cuenta de que lo que te falla es el branding?

No te preocupes: lo más importante es ser consciente del problema para poder ponerle solución. Y gracias a este artículo, a partir de ahora puedes comenzar a profundizar en tu marca y ganar reputación en el mercado.

Todo esto también forma parte de la personalidad de tu marca, y es el punto de partida para empezar a definir su apariencia.

La apariencia de tu marca es la que va a determinar la forma en la que será percibida por los demás.

Esto es importante, porque cuando sabes quién eres y cómo puedes ayudar a tus clientes, puedes transmitirlo a través del branding: comunicar tu potencial y los valores de tu marca a tus clientes a través de todos los canales de comunicación con los que cuentas (la web, los colores, tu estilo de comunicación, etc.).

Y cuando tus clientes se identifiquen con tu marca, lograrás algo vital para cualquier negocio: el engagement. O, lo que es lo mismo, credibilidad y confianza (básicas para vender en internet).

Pongamos un ejemplo para verlo más claro.

Imagínate que tu logotipo es de color fucsia y verde pistacho y utiliza una tipografía clásica. Sin embargo, en la paleta que has utilizado en el diseño de tu web predominan los colores pastel y la tipografía que empleas en tus artículos es una Comic Sans ms (sí, lo sé, es un ejemplo muy exagerado, pero a veces me encuentro con estos casos).

Por otro lado, mientras que en tus artículos te expresas como si fueras una enciclopedia, en tus vídeos hablas con un lenguaje de lo más fresco y coloquial.

¿Crees que entre todas estas herramientas de comunicación hay coherencia? ¿Se retroalimentan o más bien se desdicen las unas a las otras y crean confusión?

Cuando no hay coherencia entre las partes de una marca significa que su branding no está trabajado.

Un branding inexistente o mal trabajado nunca podrá generar engagement, conectar con las emociones de tus clientes y despertar confianza.

Recuerda esto: la confianza vende.

Cuando un cliente repite un servicio contigo, lo hace porque ya sabe que tus servicios y productos tienen calidad, porque él mismo los ha probado y ha quedado contento.

Pero ahora imagínate que es la primera vez que un cliente te compra: ¿por qué crees que te elige a ti entre todos los demás? Pues precisamente por el engagement.

El cliente está contratando nada más y nada menos que la confianza y la credibilidad que tú, a través de tu marca, le estás transmitiendo.

¿Te das cuenta de la tremenda importancia del branding?

Utiliza el branding digital como motor de tu marca

Nunca lo olvides: desde el momento en que creas tu negocio, tú ya tienes una marca.

Sin embargo, puede que esa marca no esté fuerte o no refleje la esencia de quién eres, qué haces, cómo lo haces y por qué lo haces.

La buena noticia es que con un buen trabajo de branding digital puedes convertir una marca débil en una verdadera experiencia y así, conseguir la confianza de tus potenciales clientes.

El camino del branding te está esperando, así que dime qué prefieres: ¿emprender ese viaje tú solo o hacerlo acompañado por alguien que te ayude a superar las dificultades y tomar decisiones acertadas para construir una marca genuina y única en el mercado?

Si quieres evitar errores y tomar un atajo… mira cómo puedo ayudarte a potenciar tu marca:

>>Haz clic aquí ahora y descubre todos los detalles

Es tu turno: ¿conocías el branding digital? ¿Por dónde piensas que puedes empezar a ponerlo en práctica? Estoy deseando escucharte, así que te espero en los comentarios.

Susana Morin

Soy especialista en branding y Marketing Visual. Ayudo a negocios digitales que quieren conseguir una imagen atractiva y profesional creando el Branding de la marca y aplicándolo a Medios Digitales. Traduzco la personalidad y los valores de un negocio a marca e imagen y después la aplico a los soportes digitales tales como web, redes sociales, imágenes, campañas, ebooks o infoproductos.

0
Compartir18
Twittear
Pin1
+1
Compartir
19 Compartir